Receta

Budín de Banana con Pecanas Garrapiñadas



La primera vez que con mi-niño-más-lindo hicimos este budín fue una tarde de martes, mientras buscábamos algo con qué entretenernos hasta la hora de cenar. Fuimos a la cocina para inspirarnos y descubrimos, tristes y olvidadas en el fondo de la frutera, dos bananas negrísimas. Buscamos en internet cómo hacer un budín con dos bananas y llegamos hasta una receta muy sencilla y de pocos ingredientes que nos pareció la indicada para la ocasión. Abrimos la heladera y la alacena y encontramos todo lo que necesitábamos: manteca, azúcar, esencia de vainilla, huevo, harina, bicarbonato y sal. Poco tardamos en ponernos manos a la obra pisando bananas, derritiendo manteca, batiendo huevos, tamizando harina y agregando cucharaditas y pizcas adentro de un bowl. Cuando nuestra mezcla estuvo lista, la pasamos a una budinera que se fue al horno sin escalas. Cuarenta y cinco minutos más tarde estábamos comiendo un budín tan rico que en casa no duró ni un suspiro.

Teniendo en cuenta el éxito de esa primera entrega, cada vez que aparece la oportunidad de compartir algo dulce en casa o afuera aprovecho para hacer la misma receta. Con el tiempo me fui poniendo canchera y me animé a hacerle algunos ajustes hasta llegar a esta versión que considero bastante mía. El resultado es un budín esponjoso y con una cuota adicional de bananas que lo vuelve mucho más húmedo. Garrapiñar los frutos secos que agreguen a la mezcla es un detalle que hace a la diferencia.
Ojalá se animen a probarlo. Sin importar donde lo lleven, siempre será un éxito!

Budín de Banana con Pecanas Garrapiñadas

Banana Pudding & Caramel-coated Pecans

Ingredientes

(para una budinera de 10 x 30 cm aproximadamente)

Para el budín de banana

  • 2 o 3 bananas bien maduras, sin cáscara
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/3 taza (70 gr) de manteca derretida (o cualquier aceite vegetal) + 10 gr para enmantecar la budinera
  • 1 taza de azúcar (se puede usar 3/4 de taza, o hasta 1/2 taza si lo prefieren menos dulce)
  • 1 huevo batido
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • Una pizca de sal
  • 1 taza y 1/2 de harina 0000
  • Opcional para el relleno: nueces comunes o de pecan (que pueden o no garrapiñar), o pepitas de chocolate.

Para las pecanas garrapiñadas

  • 200 gr de nueces pecanas
  • 250 gr de azúcar
  • 250 gr de agua
  • 1 cucharada de esencia de vainilla

Preparación













 

Para el budín

Precalentamos el horno a 175°C (horno medio).
Enmantecamos una budinera de 10 x 30 cm y la reservamos hasta terminar con nuestra preparación.

En un bowl, aplastamos las bananas maduras con un tenedor hasta formar un puré. Incorporamos la media cucharadita de canela y mezclamos.
Agregamos la manteca derretida (o el aceite vegetal) a nuestras bananas, luego la cucharadita de bicarbonato de sodio y la pizca de sal. Seguimos mezclando hasta incorporar todo.

Añadimos el azúcar y revolvemos. Agregamos el huevo batido y el extracto de vainilla y revolvemos otro poco. A continuación, incorporamos la harina tamizada.
Una vez nuestra mezcla se vea homogénea, agregamos las pecanas garrapiñadas (o los frutos secos picados o las pepitas de chocolate) y las incorporamos usando movimiento envolventes.
Vertemos la mezcla en el molde y horneamos entre 30 y 45 minutos a 175° C. En nuestro caso, siempre tuvimos que dejarlo bastante más tiempo (nuestro horno tiene algunos problemitas de temperatura), pero es a partir de los 45 minutos que deberían comenzar a chequearlo cada 5/10 minutos para que no les quede seco. Recuerden que, para saber si el budín está listo, hay que pincharlo en el centro con un cuchillo. Si sale húmedo pero LIMPIO (sin restos de la mezcla) ya podemos sacarlo del horno.

Lo dejamos enfriar a temperatura ambiente, cortamos en rodajas y compartimos… o no 😉

Para las pecanas garrapiñadas

Antes de comenzar, dejamos preparada una hoja de papel manteca sobre la mesada. Allí colocaremos las nueces cuando necesitemos que se enfríen.
Colocamos el agua, el azúcar, la vainilla y las nueces en una cacerola a fuego medio hasta que el azúcar se disuelva por completo y el almíbar resultante empiece a burbujear.
Bajamos el fuego a mínimo y revolvemos con una cuchara de madera hasta que toda el agua se evapore y el almíbar este bien espeso. Cuando ya no quede agua, el almíbar tomará una textura arenosa y seca. ¡No dejés de revolver!
Subimos el fuego a medio y seguimos revolviendo para que el azúcar se caramelice de a poco.
Cuando el azúcar haya tomado un color dorado y nuestras nueces estén bien acarameladas, las quitamos del fuego y las distribuimos sobre el papel manteca que dejamos preparado. Una vez que el caramelo haya bajado un poco su temperatura, las separamos unas de otras con un tenedor para que no se peguen al enfriarse.

Fuente

La receta base para el famoso “Budín de banana con DOS bananas” que usamos aquella primera vez la encontramos en La Bioguía. Para las pecanas garrapiñadas, seguimos las instrucciones para garrapiñar almendras de Javi Recetas, reemplazando las almendras con nueces de pecan. Qué trucazo!

De fondo



Sunshine, de Tom Misch.

Tal vez te guste

Sin Comentarios

Dejar una Respuesta