Viajes

Comer en Florianópolis: O Pescador Lobo

Medio kilo de camarones preparados de 4 formas diferentes: con aceite y ajo, al vapor, fritos y a la milanesa. Dos albóndigas de carne de cangrejo. Tres filetes de pescado a la milanesa, cubiertos con salsa de camarón. Como si todo esto fuera poco, agreguen dos guarniciones: una bandeja con arroz y otra con papas fritas. A eso se le llama la Sequência de Camarão (secuencia del camarón) y es uno de los platos típicos de Florianópolis que probamos durante nuestro paso por el Restaurante Pescador Lobo, en Praia do Forte.


Este verano estuvimos unos días de vacaciones en Jurerê, a 23 kilómetros del centro de Florianópolis. Aunque a nivel geográfico se considera una sola localidad, la zona se divide en dos: Jurerê Tradicional, más auténtica y de bajo perfil, y Jurerê Internacional, donde -desde 1978- se desarrolla un proyecto de urbanización sustentable que ha transformado casi 1200 hectáreas de una de las regiones más antiguas de toda la ciudad en un sofisticado centro turístico.

La playa que más cerca teníamos de la casa era un verdadero paraíso de agua tibia, olas amables y arena blanca. El cliché de postal y más. Tan linda nos resultó, que pocas fueron las escapadas que hicimos a los balnearios vecinos. En las dos oportunidades que salimos de nuestra zona de confort, nos decidimos por Praia da Daniela y Praia do Forte (la que está cerquita de la Fortaleza de São José da Ponta Grossa, no la de Bahía). En Daniela, el agua era clara y casi sin olas. La playa era mucho más desértica que la de Jurerê y rodeada por vegetación. Por su parte, Praia do Forte resultó ser la antítesis: gente hasta donde daba la vista (turistas, vendedores con carritos y en puestos fijos) y paradores en la playa que instaban a pasar un buen rato comiendo y disfrutando de la vista al mar. Elegimos para eso el Restaurante O Pescador Lobo, cuyo staff nos recibió con buenísima onda y predisposición, augurándonos un gran almuerzo.













Se imaginarán que la abundante Sequência de Camarão no fue lo único que pedimos. Siendo 7 comensales y medio (nuestro pequeño hizo muy bien su parte!) tuvimos que completar el menú para que nadie se quede con hambre. Llegaron así a nuestra mesa la Muqueca Mista y el Camarão à Moda da Casa. La moqueca es una especie de guiso que se prepara con pescado, leche de coco, tomates, cebolla, ajo, cilantro y pimientos. Se acompaña con arroz blanco y pirão, una salsa que se consigue con la reducción del mismo caldo del guiso. Para espolvorear sobre el arroz trajeron un cuenco con Farofa, acompañamiento clásico de la gastronomía brasileña. Se prepara con harina de yuca (mandioca) tostada y con aceite de dendê. Su textura crujiente resultó un muy buen complemento para el arroz blanco.
El Camarão à Moda da Casa era un plato de camarones hervidos y guisados, sumergidos en una espesa salsa de cuatro quesos (gorgonzola, catupiry, provolone y mozzarella) y cubiertos con papas “paja”, un tipo de papa frita pero cortada en juliana (mucho más finita). En suma, una bomba de sabor.

La atención fue impecable. El mozo que nos tocó en suerte se pasó todo el almuerzo más que atento a nuestras necesidades, siempre sonriente y hasta dejando escapar algún que otro chiste para romper el hielo. Nos entendimos perfecto en esa especie de “portuñol” tan famoso, sin que se suscitaran errores de comprensión, un detalle no menor que -incluso en nuestro propio país- suele arruinar hasta la mejor de las experiencias gastronómicas.

Todo lo que comimos nos resultó suculento y calórico en partes iguales, tal vez un tanto incompatible con los 30ºC que tocaron de fondo. Lo que no se puede negar es la calidez y la alegría que nos transmitió cada plato que probamos, en sintonía con todo el staff de gente que hace del Pescador Lobo un lugar muy recomendable para visitar cuando estén de paseo por Florianópolis.

Durante nuestros días en esa ciudad maravillosa comprobamos que dos de los rasgos distintivos de la gastronomía brasileña son su simpleza y su sabor profundo, sin duda influenciado por el mix de culturas que hacen a su origen: las raíces indígenas de los nativos, el legado de los portugueses que conquistaron la zona, la impronta de los esclavos africanos que solían trabajar en las plantaciones de azúcar y café, por sólo nombrar las tres más relevantes. Como diría un gran amigo nuestro: “un verdadero crisol de razas“.

Volvimos a Buenos Aires contentos de haber podido experimentar parte de la cultura de ese país a través de su comida (al menos de una pequeña muestra). No vemos la hora de volver por más.

O Pescador Lobo
Praia do Forte, Florianópolis, Brasil
+55 48 3282-0631
Abierto todos los días de 10 a 18hs
O Pescador Lobo en TripAdvisor

Tal vez te guste

Sin Comentarios

Dejar una Respuesta