Viajes

Comer rico y barato: Living Londres

Nuestro viaje Barcelona-Londres fue una experiencia que nunca olvidaremos ya que sirvió para sentar las bases de uno de nuestros principios más importantes en materia de vuelos: si bien viajar de noche resulta una opción atractiva (y muy económica) cuando desde tu casa (posiblemente en pijamas y pantuflas) estas ultimando los detalles de tu viaje, llegar al aeropuerto de una ciudad a oscuras y con los mangos justos, sin saber exactamente cómo salir de esa situación es un garronazo. Nevermore.

Otra pésima idea que tuvimos (y que no recomendamos) fue la de cenar en el aeropuerto de Barcelona antes de embarcar. Fue imposible encontrar mínimamente decente para comer. Casi todo estaba cerrado y lo poco disponible era carísimo y para nada tentador. Terminamos comiendo un sándwich pedorro igualito a los que se consiguen acá en BA a las 6AM de un domingo en una estación de servicio post bajón.

Cuando bajamos del avión en el Heathrow de Londres era tardísimo. Yo tenía mucho sueño y mucho frío, y no hacía más que pensar en LLEGAR y darme una ducha caliente, tomarme un té que me reconforte y zambullirme directo en la cama. Ahh pero todavía faltaba TANTO…
Media hora después de arribar y todavía dando vueltas por el aeropuerto, aprendimos que el costo de un taxi hasta la ciudad era impagable. Decantamos por un micro que por 20 pounds la pareja nos dejaba a 10 cuadras de nuestro destino. Eso sí, tuvimos que esperarlo 20 minutos a la intemperie, cagados de frío y queriéndonos morir.

Me acuerdo de ir como entredormida todo el viaje, escuchando a Ale de fondo mientras conversaba de buen grado con unos señores ingleses que volvían de pasear por algún lugar del mundo, sin saber de dónde sacaba la voluntad y la buena onda para seguir el ritmo de la charla. Durante los (pocos) momentos que tuve los ojos abiertos, miraba por la ventana. De pronto, esa masa uniforme de oscuridad que era la ruta se fue transformando en ciudad, en esas casitas tan características de las películas situadas en Londres. Pero el sueño era más fuerte y toda esa emoción y la adrenalina propia del turista se vieron relegadas hasta la mañana siguiente.

Bajamos del micro. Todavía faltaba tomarnos uno de esos taxis negros de aspecto maligno que encontramos yirando por la calle para recorrer las 10 cuadras que nos faltaban hasta nuestro destino. Sigo sin saber cómo hacía Ale para arriarnos guiarnos a todos de un lado a otro, con tanta seguridad.

Ya en el hostel, nos atendió una pibita super trash y por demás despreocupada. Después de pagar el saldo de nuestra estadía, le pedí en un inglés muy tímido si podía ser tan amable de darme algunas toallas, pero me dijo que no, que a esa hora era imposible conseguir algo limpio. Imagino que percibió la desesperación que se dibujó en mi cara de labios azules, porque agregó un maybe you can use some sheets y me indicó en qué piso encontrar el armario en el que guardaban las sábanas.
Entramos en la habitación y me fui directo al baño. Me duché y usé las sábanas que había conseguido para secarme como pude. Afuera los chicos ya habían prendido la estufa y la cosa iba tomando otro color. Armamos las camas y nos sumergimos en un sueño más que necesario para poder continuar con nuestra aventura.

Nos despertamos renovados en lo que fue un bellísimo jueves de abril. Éramos jóvenes y estábamos con los euros contados. ¿Qué mejor plan que salir a a comernos la ciudad?

Geales







¿Ya les dije que en Londres hacía mucho frío? Bah, al menos yo tenía mucho frio. Acá en Buenos Aires se viven algunos que otros fríos feos y húmedos, pero si van bien abrigados se puede sobrellevar bastante bien. El frío de Londres es muy distinto, un frío seco que te corta la piel y que traspasa cualquier abrigo con el que creas estar protegido, hasta calarte bien hondo en los huesos y destruir tu espíritu. O bien hasta que encontrás el lugar indicado para almorzar algo que te reconforte y te recargue las energías para seguir pateando la ciudad a lo loco, como suele ser nuestro estilo.
Geales está ubicado en el corazón de Notting Hill (a pasitos de la estación de subte) y se caracteriza por su riquísimo (y para nada grasoso) plato de Fish & Chips.
Tienen un set lunch con 2 platos por £9.95 por persona, que ofrece 3 opciones de entrada y 3 de plato principal. Y como teníamos la suerte de ser 4, pudimos probar todito todo.
Entradas: Crab chowder, deep fried whitebait, y la Ensalada de la casa, con palta y tomates cherry.
Principales: un Haddock in crispy batter & chips (el famoso “fish & chips”), un Rib eye steak + pomme puree, y una Wild mushroom tart + poached egg & spinach que estaba para chuparse los dedos.
Sin lugar a dudas, fue de las comidas más ricas y más fancy que tuvimos durante todo ese viaje. Y sí que supo como sacarnos el frío!

2 Farmer Street, London, W8 7SN, Inglaterra
020 7727 7528
info@geales.com
Abierto de Martes a Sábado, de 12 a 15hs y de 18 a 22:30hs.
Lunes de 18 a 22:30hs.
Domingos de 12 a 21:30hs.
Geales en TripAdvisor

Tuk Tuk





Cerca de donde estábamos parando (frente al Hyde Park) era difícil encontrar lugares donde cenar pasadas las 20 hs. A Tuk Tuk llegamos casi de casualidad, porque nos pasó el dato un flaco muy copado que servía cerveza tirada en un pub al que entramos buscando algo para comer. Nos dijo que era uno de los lugares donde él iba cenar alguna que otra noche cuando terminaba su turno en el pub y fue un datazo. Como si todo eso fuera poco, quedaba cerca de nuestro hostel.
El lugar es chiquito pero se banca perfecto. Adentro huele a pollo frito y Barrio Chino, pero en el buen sentido. Ale y yo pedimos el BBQ pork with egg fried rice (£3.90) y el Lemon chicken (£4.60). Por su parte, Golf y Ceci optaron por el Chicken egg fried rice with basil + spring onions and fresh coriander (£3.90) y el Chicken with cashew nuts (£4.60). Contra todo pronóstico, las porciones eran generosas y deliciosas. Así que ya saben, si andan por la zona y con el bolsillo ajustado, es una excelente opción para comer regio pagando dos mangos.

54 Queensway Paddington, London W2 3RY, Inglaterra
020 7221 3003
Abierto de Lunes a Domingo, de 12 a 24hs.
Tuk Tuk en TripAdvisor

The Albert




Afuera caían chorizos de punta y entramos más por necesidad que por otra cosa. De paso, resultó ser uno de esos típicos pub londinenses que no podíamos dejar de conocer durante nuestro paso por esa ciudad.

Pedimos un Beef & Irish Stout Casserole, que era un guiso de carne y cerveza negra irlandesa con pure de papas y arvejas (£8.95) el cual compartimos y nos dejó directo para la siesta. Los chicos optaron por la sopa del día y por otro plato más, que sinceramente no recuerdo (y del cual por alguna razón misteriosa tampoco hay foto).
Estuvo bueno el almuerzo, aunque no como para recomendar especialmente. Eso sí, anótense el dato del alto guiso que pedimos ya que seguramente lo sirvan en muchos pubs de ese estilo y es una opción contundente para paliar el frío.

52 Victoria Street, London, SW1H 0NP, Inglaterra
020 7222 5577
Abierto todos los días, de 10 a 22hs.
The Albert en TripAdvisor

Portobello Road Market










Portobello Road Market es una de las ferias de antiguedades más importante del mundo. Allí se pueden encontrar toda clase de objetos (libros, cámaras de fotos, cajas de metal, joyas, prendedores, relojes, muñequitos, y más!) distribuidos a lo largo de “tramos” señalizados en cada cuadra (antiguedades, comida, flea market…). Si bien los comercios están abiertos toda la semana, la feria propiamente dicha sólo funciona los días sábados desde muy tempranito a la mañana. Nadie que visite Londres puede perderse de este paseo maravilloso! Si bien queríamos comernos todo lo que veíamos a nuestro paso, fuimos picando algunas cositas varias a lo largo del paseo (que nos llevó toooda la mañana): un cupcake muy simpático (£1.75), un strudel de manzana (£1) y una rustic fruit tart que se pasaba de buena (£1.50). Para terminar, visitamos el “Portobello on Parade”, un puesto en donde vendían uniformes militares y otras yerbas, y en donde me compré un muy abrigadito gorro ruso (made in Russia y todo) con 2 prendedores comunistas que en bastantes apuros nos metieron (estos londinenses no tienen sentido del humor at all). La foto salió bastante movida, pero es la única que tenemos capturando ese momento y queríamos compartirla con ustedes.

Portobello Road, Greater London, W10 5TA, Inglaterra
020 7727 7684
Abierto de Lunes a Miércoles, de 9 a 18hs.
Jueves de 9 a 13hs.
Viernes y Sábado de 9 a 19hs.
Portobello Road Market en TripAdvisor

Bar Gansa




Domingo. Despues de haber comprado gran parte de los regalos para nuestras familias en el Camden Market, optamos por almorzarnos un típico desayuno londinense en el Bar Gansa, justo a la vueltita del mercado. Casualmente, esta opción estaba bautizada en honor al bar (el “Gansa Breakfast”) y traía una Cumberland sausage, bacon, grilled tomato, mushrooms, beans, 2 fried eggs and 2 toasts (£8). Recomendamos luego unas gotitas de Hepatalgina.
Como no sacamos fotos del interior, tomamos la última de la serie prestada del sitio web del lugar.

2 Inverness Street, Camden, London, NW1 5HJ, Inglaterra
020 7267 8909
info@bargansa.com
Abierto todos los días, de 10 a 01hs.
Bar Gansa en TripAdvisor

The Pizza Factory




Una de las últimas noches en Londres nos adentramos en The Pizza Factory. Este bolichito quedaba a tan sólo 1 cuadra del hostel, por lo que sucumbimos ante la tentación de su vidriera llena de pizzas de distintos tamaños, sabores y colores. Ya en la puerta, una super-promo para 4 personas nos daba la bienvenida: Family deal: feast for four (£22.95) The big dipper! Four chicken dippers a smoky bacon potato skin, a roasted vegetable potato skin, a stack of nachos grande corn chips and two pieces of garlic bread with your choice of two dips from the big deli + a Large pizza of your choice + sharing salad (a large plate to create your own salad at the salad bar) + garlic bread (four crisp baguette slices smothered in herby garlic butter). Ni les explico todo lo que comimos por menos de 10 pounds cada uno. Una bestialidad que valió cada morlaco.

120 Bayswater Road, London W2 3JH, Inglaterra
020 7229 5910
Abierto todos los días, de 08 a 23hs.
The Pizza Factory en TripAdvisor

Será hasta la próxima emisión de “Comer rico y barato: Europa”… Los esperamos!

Tal vez te guste

1 Comentario

  • Responder
    Le Cuisinier
    26 abril, 2011 at 19:28

    Gracias a los 2 grados que hacía la mañana que fui a Portobello Road pude comer en casi todos los puestos. El tema es que la comida se me enfriaba demasiado rápido.

    ¡Qué verduras! ¡Qué frutas! ¡Qué dulces!

  • Dejar una Respuesta