Receta

Estofado de Conejo

Hacía rato que teníamos ganas de hacer una receta con conejo. Y estos primeros fresquitos otoñales que tan cómodos se han instalado en la ciudad resultaron la excusa perfecta para sacarnos las ganas.
Encargamos la carne, compramos todas las verduras y hasta conseguimos el arroz salvaje (también conocido como “el caviar de los granos”) que serviríamos como guarnición. Pero faltaba un elemento clave que no podíamos dejar librado al azar: el vino con el que maridar la ocasión.
Hablamos con una sommelier amiga y le contamos nuestra idea: conejo estofado, almuerzo con familia que gusta de probar buenos vinos, otoño. Sin dudar, nos recomendó un Primogénito Pinot Noir 2010 de Bodegas Patritti, cuyos toques florales y notas tostadas resultarían perfectos para acompañar nuestro almuerzo de estación.

Llegó el domingo y arrancamos con el show.
Dejamos las ciruelas descansando en el coñac. Lavamos y picamos las zanahorias, los tallos de apio, las cebollas.
Empolvamos los trozos de conejo en harina y los hicimos crujir al sellarlos en aceite caliente.
Salteamos las verduras, las hierbas y la panceta, toda ella tan rosada y exquisita.
Justo antes de traer el conejo y las ciruelas de nuevo a la fiesta, recuperamos el sabor olvidado en el fondo de la olla con un poco del Pinot. Y mientras la casa se llenaba de aromas a tomillo y laurel, pusimos la mesa para 6.

La degustación comenzó momentos antes de servir el conejo y se extendió hasta los primeros bocados de nuestras porciones. Abordamos las copas con todos nuestros sentidos, esperando que el vino nos revelara sus más íntimos secretos.
Así lo descubrimos rojo brillante y perfumado, silvestre y frutal, con un suave dejo a madera. Equilibrado y honesto, todos coincidimos en que este Pinot resultó el compañero ideal para nuestro reconfortante estofado otoñal.

A continuación les dejamos la receta para que -como en casa- festejen la llegada de la estación más linda de todas disfrutando de una rica comida junto a un muy buen vino.

Estofado de Conejo

Slow-cooked Rabbit Stew

Ingredientes

(para 6 personas)

  • 140g ciruelas pasas
  • 50 ml coñac
  • 2 conejos, cortados en trozos
  • Harina
  • Aceite
  • 3 lonchas de panceta ahumada, cortada en tiras finas
  • 2 zanahorias picadas
  • 1 cebolla picada
  • 2 tallos de apio picados
  • 1 diente de ajo machacado
  • 2 ramitas de tomillo
  • 1 hoja de laurel
  • 150 ml de vino tinto, el mejor que puedas conseguir
  • 500 ml de caldo de pollo
  • Un poco de perejil picado (para servir)
  • Opcional: 2 tazas de arroz salvaje. También puede utilizarse arroz común.

Preparación













El conejo

Ponemos las ciruelas pasas en un bowl con el brandy y dejamos en remojo.
Salpimentamos los trozos de conejo y empolvamos cada uno con la harina.
Calentamos el aceite en una olla y sellamos el conejo hasta que esté dorado. Retiramos y reservamos.
En la misma olla, agregamos la panceta, las verduras, el ajo y las hierbas y salteamos durante 5 minutos, hasta que todo empiece a tomar color.
Incorporamos el vino y desglasamos bien el fondo de la olla. Incorporamos los trozos de conejo y las ciruelas, añadimos el caldo de pollo hasta cubrir todo, tapamos y dejamos cocinar por 1 hora y 15 minutos, o hasta que el conejo esté totalmente tierno, revolviendo ocasionalmente.

El arroz salvaje

Para 2 tazas de arroz salvaje, ponemos a hervir 6 tazas de agua. Cuando rompa el hervor, incorporamos el arroz, bajamos el fuego a mínimo, tapamos la olla y dejamos cocinar entre media hora a 40 minutos, hasta que esté tierno.
Colamos y presentamos en una fuente.

Armado del plato

Servimos un trozo de conejo acompañado del arroz salvaje, y espolvoreamos todo con un poco de perejil picado.

Fuente

Una receta que encontramos en Good Food y que adaptamos para hacer a la cacerola en lugar de en el horno.

De fondo


Herb Alpert Presents, de Sergio Mendes & Brasil ’66.

Tal vez te guste

Sin Comentarios

Dejar una Respuesta