Receta

Risotto dulce de Vainilla con Duraznos y Chocolate

Sinopsis: Untuoso arroz con leche preparado al estilo del clásico risotto italiano, fusionado con semillas de vainilla y suave chocolate blanco, cubierto con pequeños trozos de chocolate amargo tibio y acompañado con duraznos pochados en jugo de naranja y canela. Lo completamos con el delicioso almibar dorado que dejaron atrás los duraznos y con el perfume intenso de la menta fresca.

Sólo a un genio como Jamie Oliver se le podía ocurrir esta increíble
combinación de sabores y texturas en un postre que se cae de sexy.

Hace tanto tiempo que no hacemos un buen oozy risotto para el blog, que nos pareció una muy buena idea probar esta dulce variante. Especialmente recomendado para sorprender a un +1 en una noche romántica, no hay duda de que cada bocado -insinuante y cremoso- envolverá todos sus sentidos hasta enamorarlos.

Risotto dulce de Vainilla, con Duraznos pochados y Chocolate

Sweet Vanilla Risotto with poached Peaches & Chocolate

Ingredientes

(para 4 personas)

  • 3 duraznos maduros, cortados al medio
  • 3 cucharadas de azúcar
  • ½ rama de canela
  • 1 naranja (jugo y ralladura)
  • 1,5 cucharadas de manteca
  • 1 vaina de vainilla
  • 165gr de arroz para risotto
  • ½ copa de vino blanco
  • ½ litro de leche entera
  • 50gr de chocolate blanco de buena calidad, rallado
  • 50gr de chocolate amargo de buena calidad (65 o 70% cacao como mínimo)
  • 1 puñado de menta fresca

Preparación













Cortamos los duraznos al medio, dejándoles el carozo que saldrá mucho más fácil una vez cocidos. Los ponemos en una cacerola pequeña con 2 cucharadas de azúcar, la canela y la ralladura y el jugo de la naranja. Tapamos y dejamos hervir lentamente durante unos 10 a 15 minutos, hasta que la piel y el carozo del durazno salgan fácilmente. No se pasen! Deben tener una consistencia blanda pero mantener la forma. Retirar del fuego y reservar.

En una cacerola de borde alto derretimos una cucharada de manteca.
Hacemos un corte a lo largo de la vaina de vainilla y retiramos las semillas, raspándolas con un cuchillo. Añadimos las semillas a la manteca y revolvemos durante 1 minuto.
Incorporamos el arroz con las 2 cucharadas de azúcar restantes, subimos el fuego a medio y añadimos el vino, revolviendo hasta que desaparezca.
Antes de usar la leche, la colocamos en un recipiente y la calentamos un poco en el microondas (entre 30 segundos y un minuto, no más).
Agregamos un poco de leche y revolvemos hasta que el arroz la absorba. Repetimos esta operación varias veces, hasta terminar la leche. Durante todo este proceso, mantenemos el arroz en un fuego lento, pero constante, durante unos (aproximados) 16 a 17 minutos y sin dejar de revolver. De esta manera, masajeamos el almidón del arroz hasta lograr la consistencia sedosa del clásico risotto italiano. Una vez que el arroz esté cocido, debe quedar suave pero conservando su forma. Tal vez tengan que agregar un poco más de leche o de agua al final para ajustar la consistencia.
Retiramos el risotto del fuego, añadimos el chocolate blanco rallado, una cucharada de manteca y revolvemos. Tapamos y reservamos durante unos minutos.

Pelamos y descarozamos los duraznos, usando nuestras manos para cortarlos en trozos irregulares.
Picamos el chocolate negro en pedazos chiquitos.
Servimos el risotto en el medio de un plato hondo (tengan en cuenta que un buen risotto tiene que ser un poco líquido, así que no se preocupen si se extiende por el plato) y le agregamos por encima los duraznos y el chocolate. Decoramos con unas hojitas de menta lavadas y rociamos todo con un chorrito del jugo de cocción de los duraznos.

Para cuando vayan a comer el risotto, el chocolate negro se habrá fundido.
Oh L’amour!

Fuente: Como no podía ser de otra manera, seguimos paso a paso esta original receta de nuestro gurú culinario Jamie Oliver y que podrán encontrar en su libro Jamie’s Dinners.

De fondo



Random Access Memories, de Daft Punk.

Tal vez te guste

Sin Comentarios

Dejar una Respuesta