Receta

Sopa de Calabaza y Jengibre



A pocas semanas de concluida la estación más bella del año, nos gustaría hablar del elefante en la habitación: ¿alguien sabe dónde quedó el clima fresco y amable al que nos tenía acostumbrados el otoño porteño? Porque ese frío impiadoso que venimos padeciendo no es para nada lo que se espera de una media estación, tal y como la recordamos. Shame. Por nuestra parte, tuvimos que hacer tripa-corazón y desenfundar la bufanda y el gorrito mucho antes de lo que hubiéramos querido. Winter IS here, y llegó para quedarse.

Si tratamos de ver el lado positivo de las cosas, tanto frío resulta la excusa perfecta para abrir la temporada de sopas, uno de esos platos que nos hace sentir mejor sin importar el motivo que nos aqueje. En esta ocasión, elegimos reproducir la sopa de calabaza de i Latina, que propone incorporar jengibre y cedrón a su mix de ingredientes. El aroma del jengibre y su sabor picante y alimonado, y el perfume cítrico de las hojas de cedrón fresco resultaron grandes compañeros de ruta para la calabaza. Nuestra impronta llegó con la media cucharada de cúrcuma, que realzó el color amarillo de la sopa, y con una pizca de pimienta de cayena, para subirle el volumen al picante.

Sin más preámbulos, los dejamos con el paso a paso de una sopa que los hará entrar en calor y les acariciará el alma, todo al mismo tiempo y de una sola cucharada.

Sopa de Calabaza y Jengibre

Pumpkin & Ginger Soup

Ingredientes

(para 2 personas)

  • 1 calabaza
  • 2 cebollas blanca
  • 2 zanahorias
  • 50 gr. de jengibre
  • 2 ramas de cedrón fresco
  • 1/2 cdita de cúrcuma
  • 1/4 cdita de pimienta de cayena
  • 150 ml de leche de coco
  • 2 rodajas de pan para hacer crutones

Preparación







Comenzamos pelando la calabaza, las cebollas y las zanahorias y cortamos en cubos grandes. Incorporamos los trozos de los vegetales en una olla grande y llenamos con agua, sólo hasta cubrirlos. Agregamos la raíz de jengibre y las ramas de cedrón fresco. Cocinamos a fuego medio por unos aproximados 45 minutos.

Durante ese tiempo, nos ponemos manos a la obra con los crutones.

Cortamos unas rodajas de pan en cubos pequeños (de 1 cm x 1 cm aproximadamente), y colocamos sobre papel plateado en una fuente para horno, bien separados entre sí. Cubrimos los cubitos de pan con un poco de aceite de oliva y llevamos a horno medio entre 5 y 10 minutos, o hasta que los vean dorados y crocantes. Retiramos del horno y reservamos.

Volviendo a nuestra sopa, una vez que los vegetales estén bien cocidos (pueden pinchar la calabaza o la zanahoria con un tenedor para corroborar el punto), retiramos la olla del fuego. Sacamos el jengibre y las hojitas de cedrón. Sazonamos con sal y pimienta a gusto, e incorporamos la 1/2 cucharadita de cúrcuma y la pizca de pimienta de cayena (incluso un poco más, si se sienten ávidos de picante). Licuamos todo hasta obtener una mezcla cremosa y tamizamos para suavizar su textura aún más. Una vez servida la sopa en los recipientes que llevaremos a la mesa, agregamos por encima la leche de coco, esparcimos algunos crutones y colocamos unas hojitas de cedrón fresco.

Fuente

Nos inspiramos en esta receta de i Latina.

De fondo



Acústico, de Los Amigos Invisibles.

Tal vez te guste

Sin Comentarios

Dejar una Respuesta