Comer Afuera

PL Deli Café

 

Entrar en PL Deli Café es como entrar en una típica cafetería hipster de Brooklyn. Hay una simpleza encantadora en la luz natural y en la madera clara que revisten el salón principal, que se abre paso detrás del mostrador que se ve desde el frente. El cemento alisado y el hierro negro son otros dos materiales que afloran en su jardín de 300 m2, uno de los más lindos de Palermo.

La armonía temática entre la comida y su entorno fue uno de los objetivos que se propusieron Valeria Erlich y Alan Goldfarb -la pareja comandante de Punto Letra- cuando mudaron su local de Godoy Cruz a Gorriti.
“Teníamos ganas de tener un espacio donde ofrecer un concepto completo, desde el diseño de la carta hasta la diagramación del espacio y su ambientación” nos explicó Valeria. En el camino, también decidieron separar el branding de su servicio de catering y del restaurante. “Punto Letra sigue existiendo, sólo que ahora son dos cosas distintas: una es el catering que podes contratar junto con el lugar o para un evento afuera, mientras que PL es el café restaurant, el deli”, aclara.













 

Si bien mantienen su fuerte en el terreno dulce, la opción de salados comienza a ganar su propio terreno. Hay sandwiches de pollo crispy, de tapa de asado, de milanesa y hasta de falafel; waffles de palta o de salmón ahumado; y ensaladas varias, como la de calabazas asadas, queso azúl y peras, o la thai de pollo marinado en naranja, cilantro y fideos de arroz.

En materia de platos principales, el risotto de cítricos y verdeo con mollejas crocantes y la milanesa de bondiola con fideos con manteca y queso son algunos de los más pedidos. En palabras de Valeria, “cuando armamos la carta nuestra intención era dar una vuelta de rosca a los platos de siempre. Hay otros lugares que ofrecen risotto, pero de cítricos y con mollejas seguro que no encontrás”.

El brunch de PL ya se volvió un clásico de la zona para los fines de semana. Trae un Aperol de bienvenida, una infusión y una limonada (o gaseosa) y 3 pasos a elección. Una combinación posible es la canasta de chipás calentitos, el waffle con pollo crispy, sour cream, manzana verde y miel, y las batatas dauphine. El hashbrown con bacon y los huevos rancheros son otras dos buenas alternativas.

Los briqués -la perfección transformada en mini cakes- siguen robando los aplausos del final. No dejen de probar el banana cheesecake con crema de dulce de leche, el de toffee con cremoso de chocolate blanco y limón, o el chocosal, un brownie con praliné de sésamo, ganache de chocolate y sal de maldón. Para los que prefieran un dulce más tranqui, hay budines, muffins y cookies. Acompañen con un café (tienen un blend de granos colombianos hecho a medida por los chicos de LAB Tostadores) o con un té Penton. Si les toca un día lindo, aprovechen las mesas de afuera y mariden con una cerveza o un cocktail.

“Cualquier ocasión es buena para disfrutar con nosotros”, dicen Vale y Alan desde su website. Ellos se encargan de poner el lugar y la comida. Los comensales, la situación y la compañía. Todo conduce a una comida bien dispuesta, de esas que hacen gozar al cuerpo y al alma de un bienestar particular*.

* “Después de una comida bien dispuesta, cuerpo y alma gozan de un bienestar particular”(Brillat-Savarin)

Gorriti 6046 (Palermo)
3004-6046
Abierto de Martes a Viernes, de 8 a 20hs
Sábados de 9 a 20hs
Domingos de 9 a 19hs
PL Deli Café en Facebook
PL Deli Café en TripAdvisor

Tal vez te guste

Sin Comentarios

Dejar una Respuesta