Comer Afuera

Chipper

Dicen que la perfección está en las cosas simples. Y qué mejor para ilustrar esta frase que un buen plato de Moules Frites (los afamados mejillones con papas fritas) como el que se puede probar en Chipper, un pequeño restaurante de pescados y mariscos ubicado en el barrio de Palermo.

Será tal vez por esa conexión intrínseca que este plato tiene con el mar que, mientras esperábamos nuestro pedido, fue inevitable encontrarnos rememorando las muchas vacaciones transcurridas con nuestras familias en la costa atlántica, almorzando en algún parador de turno con el sonido de la playa de fondo. Y a pesar de sentir la arena pegada en los pies y el cuerpo acalorado por jugar al sol más de la cuenta, la felicidad que nos invadía (esa tan característica de la infancia) era un sentimiento mucho más fuerte que cualquier otra cosa.







Nuestros mejillones llegaron a la mesa rústicos y fragantes. Estaban cocidos al vapor y cubiertos por una salsa suave de vino blanco, ajo y perejil. Este tipo de preparación es muy popular en Bélgica, país que dio origen a esta combinación y en donde se ha constituido como uno de los platos más emblemáticos. Sin embargo, como no es habitual encontrar este marisco en las costas belgas, se ven en la necesidad de importar miles de toneladas anuales, en su mayoría provenientes de la provincia holandesa de Zelanda.

En cuanto a las papas fritas, son para los belgas lo que el pan es para los argentinos: el acompañamiento por excelencia de todas sus comidas. Tal es así que hasta les han dedicado todo un museo en la ciudad de Brujas. El secreto que hace a su perfección está en la doble cocción: la primera sólo hasta que las papas quedan cocidas y -luego de dejarlas enfriar- una segunda vuelta hasta que se tornan doradas y crujientes.

Mejillón tras mejillón, nos fuimos olvidando de los cubiertos. Comenzamos a usar las mismas cáscaras vacías como pinzas para abrir el resto. El bonus track llegó justo al final, cuando se nos ocurrió sumergir algunas de esas papas esponjosas en el jugo de vino blanco que quedó olvidado en el fondo del bowl. Una delicia. Para completar el círculo perfecto, acompañamos la comida con una cerveza helada.

Pedimos la cuenta con parsimonia, todavía reclinados sobre el espaldar de nuestra silla. Nos miramos satisfechos, pero con ese dejo de nostalgia que tantas veces nos llevó a pegar la nariz contra la ventanilla del coche durante el camino de regreso a casa, sintiéndonos cada vez más lejos de esas vacaciones que, como la arena, se nos iban escurriendo entre los dedos.

Será hasta la próxima vez.

​Humboldt 1893 (Palermo Hollywood)
4777-6760/8628
Abierto de martes a jueves, de 19.30 a 12hs.
Viernes, sábados y domingos, de 12.30 a 16.30 y de 19.30 a 1hs.
Chipper en Guía Óleo
Chipper en TripAdvisor

Tal vez te guste

Sin Comentarios

Dejar una Respuesta