Comer Afuera

Agraz

Desde que nuestro pequeño hijo llegó a nuestras vidas, las juntadas con amigos se han vuelto un bien cada vez más escaso y preciado. Es por eso que cualquier oportunidad que se presente resulta una buena excusa para hacernos un tiempo y encontrarnos, más aún si hay buen morfi de por medio.
Así fue como, aprovechando la última BA Food Week del 2014, con Ale y dos queridos amigos de siempre logramos sincronizar relojes para juntarnos y conocer Agraz, el restaurante del Caesar Park Hotel Brick, ubicado en pleno corazón de la Recoleta.

La verdad es que nunca habíamos esuchado nada sobre este lugar ni nadie nos lo había recomendado especialmente, pero lo buscamos en Guía Oleo (en Tripadvisor no está) y nos pareció que el puntaje asignado a la comida era lo bastante bueno como para darle una oportunidad. Ni que hablar que los entonces $140 al que se ofrecía el menú de entrada, plato principal y postre (aperitivo incluído!) resultaban una oferta muy difícil de rechazar.

Nos dimos cita a las 13.30 hs. en la recepción del Hotel, donde nos explicaron que -para llegar hasta donde estaba nuestra mesa- sería necesario cruzar el lobby completo, bordeando una escultura con forma de rulo gigante (?) y atravesando un living cargado de sillones de distintas formas, tamaños y colores.
25 metros más tarde llegamos al salón principal, un espacio ambientado tan clásico (con arreglos florales en cada mesa y cuadros y jarrones) que parecía como si estuviéramos por almorzar con Mirta Legrand.
Ya sentados en nuestras ubicaciones, teníamos una vista privilegiada de la cocina y sus fuegos, así como de la superficie donde el personal armaba cada plato justo antes de presentarlo ante los comensales. Qué lujo.













Entradas

Carpaccio de lomo, helado de mostaza, hojas de rúcula y espuma de queso parmesano.
Tartar de salmón ahumado, palta, mango y caviar de yogurt de lima, con láminas de rabanitos.
Había también una tercera opción, Brusqueta de quínoa morada vegetariana, pero a ninguno le pareció lo suficientemente interesante como para pedirla.
Tanto el carpaccio como el tartar brillaron en la mesa con su frescura, y desaparecieron de los platos en un abrir y cerrar de ojos. Buena forma de empezar el almuerzo.

Principales

Matambrito de cerdo, puré de batata al romero, cebolla morada y pimiento.
Risotto de calabaza, agujas de pollo empanadas en panco y lima.
Bife de chorizo, pastel de humita, mermelada de tomate ahumado.
Acá sí que pudimos hacer uso completo de las 3 opciones disponibles y así probar un poquito de todo. Las porciones eran abundantes y estuvieron más que a la altura de las circunstancias: el risotto estaba suave y cremoso, el matambrito dorado y delicioso, y el bife de chorizo cocinado en su punto justo. Keep it coming!

Postres

Budín de algarroba, manzanas caramelizadas y sorbet de manzanas asadas.
Arroz con leche al Salto, gel de té blanco y deshielo de zanahorias.
Reversión del Postre Leguizamón (con capas de hojaldre crocante, crema pastelera y un dulce de leche muy suave).
Llegando al final fue difícil mantener el ritmo: si bien los postres se veían divinos y estaban ricos, el sabor no se compara para nada con el nivel de las entradas y de los principales.

De todas formas nos fuimos hechísimos, habiendo comido con ganas y más de la cuenta, y sin más que palabras de agradecimiento al genio creador de la Food Week. Otraaa!

Posadas 1232 (Recoleta)
4819-1129
Abierto de Lunes a Sábados de 12.30 a 15.30 y de 19 a 00hs.
Domingos de 12.30 a 15.30hs.
Agraz en Guía Óleo

Tal vez te guste

Sin Comentarios

Dejar una Respuesta