Comer Afuera

Azema Exotic Bistró

Llegamos hasta Azema en búsqueda de un lindo restó para festejar los cumples de novio y suegra.

Ya desde el arribo, la luz tenue y los delicados aromas que sobrevolaban el salón principal envolvieron poco a poco nuestros sentidos. La amable señorita que nos abrió la puerta fue la encargada de guiar nuestro camino hacia una mesa larga y prolijamente dispuesta para las mil y un personas que éramos esa noche, ofreciéndonos en el entretanto un algo para tomar.

A medida que el resto de los invitados iban llegando, el chef en persona -don Paul Azema- se acercó a nuestra mesa para responder pacientemente a todas nuestras consultas sobre los platos expuestos en la carta, ofreciéndonos no sólo una descripción detallada de cada uno, sino también la historia de viaje a ellos asociada, llevándonos de paseo por Francia, Vietnam, Marruecos y hasta por las Islas de Mauritania. Y tengo que confesarles que escucharlo hablar con tanta pasión sobre la forma de combinar cada ingrediente para alcanzar ese complejo sabor contenido en un recuerdo… Maravilloso! Aún sin nada en el plato, escuchábamos atentos sus palabras, volando con la imaginación. De hecho, fue él mismo quien nos tomó el pedido uno por uno a todos los comensales, a la vez que la señorita que nos recibió alcanzaba a nuestra mesa LA MEJOR canasta de pancitos que probé jamás -tibios y crocantes- con 3 cazuelas con unas salsitas deliciosas con las que entretenernos mientras preparaban nuestro pedido.



















Al cabo de un rato prudencial, Mr. Azema había encargado para nosotros una riquísima variedad de entradas para compartir entre los comensales, lo que resultó un muy cuidado preludio para todo lo que se estaba cocinando entre bambalinas. Algunos de los platos que desfilaron por nuestra mesa a lo largo de la noche fueron: Conejo al chardonnay estilo Vieilles Halles de Paris, con panceta ahumada y mostaza de dijón, Tajine de Pato estilo marroquí, con dátiles y peras + couscous, Ribs de Cerdo con barbecue sauce estilo Luisiana + batatas fritas + el coleslow “de antes”, Ravioles de Centolla y crema de crustáceos, y un Abadejo en sartén con pasta de curry amarillo + coco y banana, un plato camboyano salido directo del Río Mekong.

Con la excusa de acompañar la torta con un alguito dulce, la cosa no termino ahí: pedimos de postre unas Manzanas caramelizadas + helado de canela a lo Jacques Cagna (París) y una Mousse de Maracuya + brunoise de frutas + Coulis de frambuesas que estaban deliciosos. Terminar explotados, realmente es decir poco.

La perlita de la noche: nuestro AMIGO personal Paul (porque a esa altura de la noche, ya casi era como nuestro amigo de toda la vida), nos acompañó a la puerta y hasta accedió con toda la buena onda a que le saque una foto con los cumpleañeros.

100% para volver.

Angel Carranza 1875 (Palermo)
4774-4191 | 4899-0535
info@azema-exotic-bistro.com
Abierto de Lunes a Sábado, de 20.30 al cierre
Azema en Guía Óleo

Tal vez te guste

Sin Comentarios

Dejar una Respuesta