Navegando Etiqueta

cordero

Receta

Nos comemos al rival – Argentina vs. Islandia – Kjötsúpa


Bajo el lema Nos comemos al rival y con la firme intención de conocer a nuestros contrincantes a través de su comida, en SaltyLips nos propusimos hacer un plato típico de cada uno de los países con los que Argentina se enfrentará en el mundial de Rusia 2018. Los invitamos a sumarse a la movida, compartiendo sus recetas con el hashtag #NosComemosalRival. También pueden compartirnos fotos en los comentarios o en redes sociales. ¿Se copan…?

El primer partido de la fase de grupos se juega contra Islandia el sábado 16 de junio. Elegimos hacer una kjötsúpa, una sopa-guiso de cordero típica islandesa, ideal para bowl, cuchara y días de frío.

“Diría que nuestra cocina se construye completamente alrededor del cordero islandés”, dice Egill Halldorsson, co fundador de Wake Up Reykjavik y del Reykjavik Food Walk, y aficionado de la cocina islandesa. “Nuestras ovejas deambulan por las colinas sin vallas y beben agua de los ríos glaciares, comiendo plantas y bayas. Se marinan naturalmente con sus dietas de campo abierto”.

Como la mayoría de los platos tradicionales, la kjötsúpa lleva unos pocos ingredientes nobles, todas cosas que podemos tener a mano: carne, verduras de invierno, y un rico caldo que va tomando forma mientras el resto se cocina a fuego lento. Cuando corten el cordero y las verduras, fíjense que sean lo suficientemente grande como para que no se desarmen durante la cocción, pero no tanto, así entran en una cuchara de sopa. Agreguen los ingredientes en etapas, para que mantengan intacto su sabor. A no olvidarse de las hierbas frescas -romero y tomillo- que tan lindas le quedan a la carne. La naba o colinabo (lo pueden reemplazar por nabo, pero el sabor no va a ser el mismo) es ideal para equilibrar la riqueza del cordero. Aunque en algunas versiones no lleva granos, agregar un puñado de avena, cebada o arroz integral a la kjötsúpa hace que su textura sea mucho más cremosa (así lo hicimos en casa: más tipo guiso que sopa!).
Seguir Leyendo

Receta

Cordero patagónico a las hierbas

Luego de tanto tiempo de silencio (y disculpado por estar temporalmente sin cámara de fotos), uno de nuestros más queridos chefs invitados ha vuelto a dar señales de vida. En esta oportunidad, nos sorprende con un riquísimo Cordero patagónico a las hierbas, preparado en vivo y en directo desde la orilla del Lago Espejo, durante sus vacaciones familiares en Villa La Angostura. Todo muy Mallman style.
Seguir Leyendo

Receta

Costillas de cordero en salsa agridulce


Otro domingo al solcito, almorzando en casa de Moni.
(Gracias por la espumadera, la carlitera y la balancita, que de gran utilidad nos serán en futuros emprendimientos gastronómicos!!!)

Costillas de cordero en salsa agridulce con cebollas caramelizadas

Ingredientes:
1 ristra de costillas de cordero
2 (ó 3) cucharadas de aceite de oliva
4 cucharadas de salsa de soja
3 cucharadas de miel
Jugo de ½ limón
Jugo de ½ naranja
1 cucharada de mostaza
Romero
Sal y pimienta

Para la guarnición:
16 echalotes
Manteca
4 cdas. de azúcar
1/2 vaso de vino blanco

Preparación:





 

Troceamos las costillas longitudinalmente y las ponemos en una fuente para horno. Condimentamos con sal, pimienta negra y romero.

En un recipiente, mezclamos el jugo del limón y la naranja, la soja, la mostaza, el aceite y la miel. Batimos hasta lograr una especie de salsa más oscura, con la que pintaremos generosamente las costillas.

Introducimos en el horno (entre 150º C y 165º C) durante una hora y media, dándole vueltas de vez en cuando. La idea es que la salsa se espese, adquiriendo un tono caramelizado.
Si queremos que las costillas estén más doradas, podemos subir la temperatura del horno durante los últimos 15 minutos.

20 minutos antes de sacar el cordero del horno, comenzaremos a pelar los echalotes para saltearlos en una sartén con manteca hasta que se doren. Luego agregamos el azúcar y los dejamos a fuego bajo, hasta que se caramelicen. Incorporamos el vino y dejamos que reduzca. Cuando nuestras cebollitas estén tiernas, salpimentamos y reservamos.

Cuando las costillas esten listas, servimos acompañando con los echalotes.

Fuente: i-Recetas